0

Esta frase la podemos haber oído en alguna que otra ocasión, pero nunca habíamos prestado demasiado interés, tal vez por el distanciamiento de su significado y factores emotivos que conlleva. En raras y pocas ocasiones, al menos en las últimas generaciones, nuestras personas mayores y con un mínimo grado de dependencia son ellas mismas capaces de tomar la decisión de visitar una residencia y dar el paso de cambio de domicilio.

Algunas de ellas con sentido común y bastante criterio prefieren mantener el bienestar de su familia y no suponer una carga de trabajó en cuidados como la alimentación, la higiene, el acompañamiento o vigilancia, por citar solo algunos aspectos básicos que con el tiempo se incrementan en atención y cuidados especializados. (Leer el artículo completo: He decidido llevar a mis padres a una Residencia )

Pero, ¿qué ocurre cuando nuestros mayores no deciden por si mismos o no tienen esa lógica de discernir aquello que más le convendría a su familia?

En muchos casos los hijos se hacen cargo y cuidan de sus padres con o sin ayuda externa hasta que la situación es compleja y límite, bien por un elevado grado de dependencia (física o cognitiva) o bien por dificultades económicas, laborales con horarios de trabajo incompatibles, crisis familiares, dificultad en la convivencia y un largo etcétera de situaciones críticas.

Es entonces cuando llega y de un modo forzado la decisión de visitar residencias y pensar en la calidad de vida que ambas partes van a disfrutar. Tenemos que tener muy presente que los geriátricos son después del hogar la mejor residencia donde nuestros mayores estarán mejor asistidos.

Una dirección implicada en la gestión de la residencia, un equipo profesional y responsable y unos servicios sanitarios bien integrados hacen que todos estos problemas sean fácilmente gestionables y supongan una mejora en la calidad de vida de todos los miembros de la familia.

Por último, no descuiden la labor de asesoramiento, control e inspección de Benestar Social i Família (Generalitat de Catalunya) que hace que la mayoría de residencias ofrezcan unos niveles óptimos de calidad y servicio.

En “La Teva Residencia” queremos ayudarle a tomar esa decisión, venga a conocernos y le asesoraremos.

 

 

Dejar un comentario